¿Qué diferencia hay entre las dos?

¿Por qué las necesitamos cada vez más?

Ya no hay duda sobre la importancia de tener presencia online.  Durante años fuimos entendiendo la importancia de tener un sitio web. Era fundamental para que una empresa logre la tan necesaria presencia online. Muchas empresas obtuvieron su sitio esperando que sólo por tenerlo, generarían visitas, nuevos clientes y aumento en las ventas.

¿La presencia online aumenta las ventas?

¿Alcanza con estar?

La realidad es que ya no alcanza con estar..  No alcanza con tener un sitio y esperar a que algo pase.

Las redes sociales y los dispositivos han cambiado la forma en que el público interactúa, busca y compra.

Y las empresas deben adaptarse a esa interacción.

La visibilidad hay que alimentarla constantemente con contenido relevante, no estático.  La visibilidad se trabaja de forma cotidiana, mediante conversaciones con el público.

Es una revolución la que estamos viviendo, un cambio de paradigma.